Brasília, 17 de junho de 2019 - 11h15
El Tratado de Fuerzas Nucleares de Alcance Intermedio y una nueva Guerra Fría?

El Tratado de Fuerzas Nucleares de Alcance Intermedio y una nueva Guerra Fría?

12 de fevereiro de 2019 - 08:00
por: Marcelo Rech
Compartilhar notícia:

El viernes, 1 de febrero, el presidente norteamericano, Donald Trump, afirmó que los Estados Unidos empezaron la retirada del país del Tratado de Fuerzas Nucleares de Alcance Intermedio. La decisión ha sido internacionalmente lamentada.

El Tratado INF, como es conocido, es un instrumento internacional que ha sido firmado entre los Estados Unidos y la entonces Unión Soviética, en Washington, el 8 de diciembre de 1987. Es resultado de seis años de negociaciones entre las más altas autoridades de los dos Estados. El objetivo principal era alcanzar la eliminación total de los mísiles de medio alcance.

Ese tratado constituí uno de los movimientos más importantes para arrancar con el desarme nuclear y ha pavimentado el fin de la Guerra Fría. La salida unilateral de los Estados Unidos puede llevar el mundo a una nueva carrera armamentista. Pero, no es la primera vez que un presidente republicano abandona un importante tratado sobre el control de armamentos.

En diciembre de 2001, George W. Bush anunció la salida unilateral del Tratado de Mísiles Antibalísticos (ABM), por el cual la Unión Soviética y los Estados Unidos se comprometerán en 1972, a reducir drásticamente sus arsenales de sistemas antimisiles.

Durante mucho tiempo, los convenios en el campo de la limitación de armas constituían la base de la estabilidad global. La retirada unilateral de Washington del Tratado INF fragilizan la seguridad internacional y alimenta una escalada de tensiones que pueden afectar incluso América Latina.   

Los Estados Unidos intentan debitar su decisión, considerada por diferentes analistas extranjeros como un paso destructivo, en las supuestas violaciones del acuerdo por parte de Rusia. Además, se recusan a discutir sustantivamente su preservación. Para la Casa Blanca, la decisión está tomada y no hay vuelta atrás.

Al mismo tiempo, hay una serie de reivindicaciones esenciales sobre el Tratado INF para Washington (drones de choque, mísiles de blanco, rampas de lanzamiento universales). Mientras tanto, los Estados Unidos no pretenden discutir sus propias violaciones y prefieren ejercer la presión sobre otros países.

El día 7, Moscú reveló su disposición en dialogar de forma constructiva con Washington para que el Tratado INF sea mantenido y actualizado.

Washington exige apoyo incondicional a la política de la Casa Blanca sobre el tratado y responsabiliza a Rusia por su salida “forzada” del acuerdo. Pero, la historia registra que los Estados Unidos, tradicionalmente, ignoran la opinión de la comunidad internacional, que se declara a favor del fortalecimiento del control sobre las armas nucleares.

Marcelo Rech es periodista y editor de InfoRel. E-mail: inforel@inforel.org.