Agenda

Senado aprueba primer embajador de Brasil en Nepal
06/08/2011
La Seguridad y Defensa Hemisférica en el Siglo XXI
10/08/2011

¿Escuela de Defensa del Alba o Escuela de las Amér

¿Escuela de Defensa del Alba o Escuela de las Américas hacia la izquierda?

María Teresa Belandria

 

Hace pocos días se inauguró en Bolivia la “Escuela de Defensa del Alba”, vale decir, la alianza ahora tiene quien la defienda.

 

Su creación plantea más interrogantes que certezas. ¿Cómo se inscribe esta nueva escuela en el contexto regional? ¿Cuál será la doctrina y el empleo de sus mandos militares?, ¿Qué sucede con el Consejo Sudamericano de Defensa de UNASUR?.

 

Lo primero que llama la atención, es la invitación al Ministro de Defensa de Irán, Ahmad Vahidi, solicitado por interpol debido a su presunta responsabilidad en el atentado contra la AMIA en Buenos Aires, y aquí comienzan a saltar las alarmas, primero, Irán no es (oficialmente) miembro de la alianza y, segundo porque irrespetar a Argentina. La gracia le salió mal a Evo porque tuvieron que despacharlo por la puerta trasera expulsándolo después de haberlo recibido con la pompa y circunstancia de su alta investidura.

 

Pero esa no es la esencia del tema, los militares iraníes tienen un sistema de lealtades, privilegios, obediencias y componendas expresadas en la Guardia Revolucionaria que es un cuerpo élite que sólo responde a las órdenes de Ahmadineyad, quien a su vez acata los mandatos divinos de los clérigos, es decir, no defienden al pueblo sino a la revolución, su crueldad quedó plasmada en 2009 cuando millones de iraníes salieron a las calles a protestar por el fraude electoral y Neda Agha-Soltan cayó muerta de un disparo a manos de esos guardianes.

 

Preocupa sin duda que una parte del entrenamiento que se vaya a dictar en la escuela de defensa de las fuerzas armadas, provenga precisamente de estos “guardianes”.

 

El Consejo Sudamericano de Defensa adscrito a UNASUR viene trabajando con las fuerzas armadas y sus mandos, identificando las amenazas regionales y encontrando diferencias muy evidentes en el tratamiento de la Seguridad y la Defensa en cada uno de los países.

 

Superar la desconfianza, las asimetrías en el número y tipo de armas, el empleo y la conformación de fuerzas multinacionales en caso de conflicto ha sido el primer escollo. La cooperación se impone para luego integrar.

 

Tener un mecanismo supranacional supone desmontar y desmitificar paradigmas dentro de las fuerzas armadas para que comiencen a percibirse como aliados, conformar en condiciones de igualdad los mandos, compartir información de inteligencia, diseñar planes de empleo de los sistemas de armas y equipos, así como planificar operaciones conjuntas.

 

Para ello  se requiere un altísimo nivel de abstracción en el diseño de las estrategias de los Estados que permitan implementar tácticas efectivas en el combate de las amenazas de la región.  Se necesita un acuerdo regional donde la cooperación de las unidades de inteligencia en el manejo de la información permita planificar operaciones que confinen a los enemigos, que impidan su movilidad y que al emprender acciones armadas contra estas fuerzas irregulares se hagan con planes operativos conjuntos.

 

En el Consejo, trabajan en la elaboración de un manual de normas y procedimientos que siendo consensuado, difundido y aceptado, sirva de marco legal y operativo. Este deberá incluir los códigos de comunicación para el empleo de los sistemas de armas, la conformación de batallones multinacionales, la estructura de los mandos, la planificación y administración de los recursos a emplearse, la logística y el mantenimiento.

 

Además  de contemplar las normas del Derecho Internacional Humanitario aplicables en caso de conflicto armado (civiles, militares, combatientes) entre fuerzas regulares y fuerzas irregulares. En este marco normativo e institucional hay avances visibles a pesar de las reticencias de los albistas y se entiende  ahora que los obstáculos que han colocado en el Consejo están alineados con esta nueva “Escuela de Defensa”.

 

Entonces ¿qué diferencia hay entre esta Escuela de Defensa y la extinta Escuela de las Américas con sede en Panamá?. Nace con un concepto excluyente, sólo para los miembros del ALBA, está fuertemente ideologizada por los postulados del Socialismo en el Siglo XXI y la consigna “Patria Socialista o Muerte” ya ha sido adoptada por Bolivia y Venezuela.

 

Viene asesorada por factores externos a la región que desconocen la dinámica de las fuerzas armadas, las amenazas y la conformación de los mandos, y además pretenden asumir el liderazgo militar en una zona donde los sistemas de armas, la doctrina y el empleo son esencialmente occidentales. Es decir, despojados de connotaciones religiosas o étnicas.

 

Es difícil defender a la Escuela de las Américas, por su aulas pasaron excelentes oficiales pero también se formaron los peores dictadores, impedir a toda costa el avance del comunismo en los años 60 y 70 fue la excusa para crear batallones de exterminio, desaparecer disidentes y someter a la población a toda clase excesos policiales y militares.

 

La violación de derechos humanos tiene a varios generales argentinos octogenarios tras las rejas, Pinochet murió habiendo sido juzgado y Manuel Antonio Noriega después de cumplir condena en Estados Unidos sigue privado de libertad, como debe ser hasta el final de sus días.

 

UNASUR destaca dentro de sus objetivos generales: Consolidar la subregión como una zona de paz, base para la estabilidad democrática y el desarrollo integral de nuestros pueblos; construir una identidad suramericana en materia de defensa, que tome en cuenta las características subregionales y nacionales que contribuyan al fortalecimiento de la unidad suramericana y generar consensos para fortalecer la cooperación regional en materia de defensa.

 

Esta nueva escuela ¿dónde queda?

Formar militares para la defensa de la patria es una cosa, pero formarlos para ser los “guardianes revolucionarios” de los procesos políticos y líderes mesiánicos es otra, si aquello fue inaceptable esto también lo es.

 

La diferencia,  antes se defendía la derecha y ahora la izquierda. Los equipos venían de EE.UU y ahora de Rusia e Irán, el entrenamiento se hacía en Panamá y ahora se hará en Bolivia, los instructores hablaban inglés y ahora hablarán Persa.

 

El peligro que se cierne sobre nosotros es determinar hacia qué lugar apuntarán las balas.

 

María Teresa Belandria es profesora en la Universidad Central de Venezuela. Es abogada y candidata a doctor en Ciencias Politicas y Especialista en Derecho Internacional Económico y de la Integración.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *