No clasificado

El multilateralismo amenazado
06/03/2018

Diplomacia y Poder Militar: Rusia versus Occidente

Marcelo Rech

El 1º de marzo, el presidente ruso Vladimir Putin anunció, en discurso en el Parlamento, que su país ha desarrollado una serie de armas como forma de hacer valer la voz y la fuerza de Rusia en el mundo. De acuerdo con el jefe del Kremlin, las seis armas presentadas son una respuesta al sistema de defensa antimisiles de los Estados Unidos.

“Antes de tenernos armas, nadie nos escuchaba. Que nos escuchen ahora”, afirmo Putin, reelecto el último domingo, 18 con casi 80% de los votos para más un período al frente del gobierno. Obviamente, el mundo reaccionó. Hay grande preocupación en torno del fortalecimiento de Rusia como actor global. Para Europa y Estados Unidos, es importante que Moscú esté dispuesta a ejercer un papel secundario en la escena internacional. Ambos no pueden prescindir de Rusia, pero la quieren bajo control.

En relación a las armas anunciadas, Vladimir Putin aseguró que han sido desarrolladas para defender al país y no para atacar. El discurso no difiere de los que ya han sido proferidos por Washington, Londres o Pekín. El poder militar es fundamental para que un actor sea capaz de jugar de igual para igual en el ajedrez geopolítico. Además, una Rusia sumisa o coadyuvante no guarda ninguna relación con el estilo Putin.

En ese sentido, el ex jefe del KGB ha detallado lo que son el Sarmat, sistema pesado de misiles intercontinentales; el mísil de crucero con propulsor nuclear “de alcance ilimitado”; los vehículos subacuáticos no tripulados con propulsión nuclear; el Jinzhal, sistema de misiles hipersónicos de lanzamiento aéreo; y los sistemas de misiles estratégicos con unidad hipersónica de planeamiento, y de armas a laser.

Una de las armas que más llama la atención es un torpedo submarino capaz de ocasionar una destrucción inimaginable. El dron propulsado por energía nuclear ha sido desarrollado en el marco del Proyecto del Sistema Oceánico Polivalente llamado STATUS-6. Militares norteamericanos reconocen la existencia del arma y su capacidad de burlar las defensas de los Estados Unidos.

El STATUS-6 es un torpedo no tripulado de 10 megatones de potencia, que puede atingir una velocidad de 185km/h, operar a mil metros de profundidad y que posee alcance prácticamente ilimitado. También es un arma silenciosa, no emite cualquier señal tornando imposible su detección.

Como no se desvía de su blanco hasta que el mismo sea alcanzado y posee carga nuclear potente, ya es vista como la amenaza más mortífera construida. Para tenerse una idea de su letalidad, el STATUS-6 es 500 veces más potente que las bombas nucleares lanzadas por los Estados Unidos sobre Hiroshima y Nagasaki, en Japón.

Caso fuera lanzada contra el territorio norteamericano, aniquilaría ciudades como Nueva York, Boston y Washington, además de provocar tsunamis con olas de hasta 30 metros, alcanzando también a los países de América Latina. Oficiales norteamericanos reconocen que los Estados Unidos no poseen armas o tecnología capaces de detener esos vehículos subacuáticos no tripulados.

Nos recuerda Mila Milsosevich, investigadora principal del Real Instituto Elcano, de Madrid, que “da Guerra Fría surgió un liderazgo sólido de los Estados Unidos, una Europa más integrada y una fuerte visión común del orden internacional liberal. Lamentablemente, hoy ya no tenemos una visión común, contamos con un presidente norteamericano imprevisible y una Europa con muchos problemas sin resolver”. Es obvio que Putin sigue sacando ventaja de ese escenario.

Por otro lado, no se puede perder de vista que, una vez reelecto, él anunció que para 2019 tiene previsto reducir los gastos militares rusos. Tal vez sea el momento de buscar una mejor relación con Moscú.

Marcelo Rech es periodista, director de InfoRel, especialista en Relaciones Internacionales, Estrategias y Políticas de Defensa, Terrorismo y Contrainsurgência y el Impacto de los Derechos Humanos en los Conflictos Armados. E-mail: inforel@inforel.org.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *