Agenda

Avanza el Consejo de Defensa Sudamericano
16/08/2010
Defensa y Desarrollo Sostenible de Amazonía
17/08/2010

El fortalecimiento de UNASUR

El fortalecimiento de UNASUR

Marcelo Rech

El día 23 de mayo de 2008, en Brasilia,  ha sido firmado el Tratado Constitutivo de la Unión de Naciones Sudamericanas (UNASUR) durante Reunión Extraordinaria de Jefes de Estado y de Gobierno de la región.

De acuerdo con la norma, el Tratado entrará en vigencia 30 días después de la fecha de recepción del noveno instrumento de ratificación.

Hasta ahora, solo seis de los 12 países miembros – Argentina, Bolivia, Ecuador, Guyana, Venezuela y Perú – completaron el proceso de ratificación.

En Brasil, el texto del Tratado tramita en la Cámara de Diputados.

En 13 oportunidades fue retirado de votación.

Aprobado en la Cámara, el proyecto de decreto legislativo sigue para la Comisión de Relaciones Exteriores del Senado.

Itamaraty asegura que el gobierno está interesado en obtener la ratificación del Tratado aún en 2010.

Entretanto, con motivo del proceso electoral, el ministerio de Relaciones Exteriores no descarta la aprobación del Tratado de UNASUR por el Congreso solamente el 2011.

De otra forma, Brasil considera la elección de Nestor Kirchner como Secretario-General como un paso más frente al fortalecimiento institucional de UNASUR.

El Tratado Constitutivo dicta que las atribuciones de la Secretaria General incluyen: proponer iniciativas y efectuar el adelanto de las directrices de los órganos de UNASUR;  preparar el proyecto de presupuesto anual para la consideración del Consejo de Delegados y adoptar las medidas necesarias para su buena gestión y ejecución; y coordinarse con otras entidades de integración y cooperación latinoamericanas y caribeñas para el desarrollo de las actividades que les pidan los órganos de UNASUR.

El Secretario General tiene mandato de dos años renovable apenas una vez, y no podrá ser sucedido por persona de misma nacionalidad.

Semana pasada, el trabajo de Kirchner mereció elegíos de gran parte de los países miembros y de los gobiernos de Estados Unidos y de países europeos.

UNASUR fue actuante en la resolución de la crises diplomática colombo-venezolana, alejando la Organización de los Estados Americanos y los Estados Unidos de la cuestión.

Por supuesto, empieza a ganar fuerza y visibilidad.

En este momento, conviene destacar algunos avanzos conquistados por el bloque.

En el ámbito del Consejo de Defensa Sudamericano (CDS), por ejemplo, fue creado el Centro de Estudios Estratégicos que tendrá lugar en Buenos Aires.

También fue aprobado el Plan de Acción 2010-2011 el cual contempla la organización de un curso avanzado en área de defensa a fines de capacitar recursos humanos de la región en el asunto.

En agosto del año pasado, fueron creados cuatro Consejos Ministeriales, en las áreas de Desarrollo Social, Combate al Narcotráfico, Infraestructura y Planificación; y Educación Cultura, Tecnología e Innovación.

Con los Consejos de Defensa y Salud, creados en 2008, y el Consejo Energético, la UNASUR dispone actualmente de siete Consejos Ministeriales Sectoriales, además de los cuatro órganos políticos y administrativos que componen su columna vertebral: el Consejo de Jefes de Estado y de Gobierno, el Consejo de Ministros de Relaciones Exteriores, el Consejo de Delegados y la Secretaria General.

Además, fueron implementadas varias iniciativas importantes en el ámbito de la UNASUR.

En el área de salud, fue creado el “Instituto Sudamericano de Gobierno en Salud” (ISAGS), el cual aprovechará la experiencia de instituciones nacionales – como la Fiocruz, el Instituto Nacional del Cáncer, el Instituto Butantã y diversas universidades publicas – para desarrollar actividades de investigación, información y desarrollo de recursos humanos en el área de salud.

La sed Del ISAGS será en Río de Janeiro.

Hasta ahora, iniciativas como el ISAGS, en el ámbito Del Consejo de Salud son financiadas por lo país proponente, por lo menos hasta que entre en vigencia  el Tratado Constitutivo.

El Consejo de Delegado de UNASUR, en reunión celebrada en julio, aprobó un reglamento institucional que prevé que las recomendaciones de creación de instituciones, organizaciones y programas comunes deben alcanzar una estimativa de costes para su apreciación por los órganos políticos de UNASUR.

El objetivo, según dijo el Itamaraty, es promocionar la transparencia sobre las implicaciones financieras futuras de los compromisos firmados por los Estado Miembros.

Brasil entiende que, una vez que el Tratado Constitutivo de UNASUR entre en vigencia, será necesario negociar y aprobar anualmente un presupuesto general que financie las reuniones y las iniciativas comunes del bloque.

Una de las dificultades enfrentadas por UNASUR en este momento está relacionada  a su Secretaria Técnica Permanente que exige recursos humanos especializados e infraestructura física.

Por otro lado, aún no se sabe donde tendrá su sed.

Para avanzar en esta discusión es necesario que el Tratado empiece a vigorar.

Además, la mayoría de los países miembros está preocupada con la continuidad del trabajo.

Pronto Ecuador transfiere la presidencia pro tempore a Guyana, país que está participando poco del proceso.

UNASUR también puso en su agenda, la ayuda humanitaria a Haití, la situación política en Honduras, las perspectivas de un debate político con Estados Unidos, el montaje financiero regional y la conveniencia de promocionar la armonización de criterios de suscripción universitaria, entre otros temas.

Marcelo Rech es periodista, editor de InfoRel y especialista en Relaciones Internacionales, Estrategias y Políticas de Defensa y Terrorismo y Contrainsurgencia. E-mail: inforel@inforel.org

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *