Agenda

Asume Embajador de Brasil en Ecuador
13/09/2010
Mercosur y Comunidad Andina pueden dar lugar a UNA
13/09/2010

Estados Unidos pierden influencia en Latinoamérica

Estados Unidos pierden influencia en Latinoamérica

De acuerdo con el Instituto Internacional de Estudios Estratégicos (IISS), de Londres, Latinoamérica está redefiniendo sus alianzas al darse cuenta de su importancia internacional, disminuyendo significativamente la influencia norteamericana en  la región.

En su balance estratégico anual, el IISS afirma que este año, “varios países latinoamericanos se notaron a ellos mismos como potencias emergentes en el escenario mundial y esperan ser tratadas como tales”.

Este salto latinoamericano sería liderado por el presidente Luiz Inácio Lula da Silva, de Brasil, que ha impuesto una agenda política con intereses y aspiraciones mundiales.

A pesar de concretamente no haber resultado en nada, la decisión brasileña de ejercer influencia en el conflicto del Medio Oriente y en la defensa del programa nuclear iraní, sorprendió.

Ese proceso se dio al mismo tiempo en que los países latinoamericanos decidieron buscar nuevos socios extra regionales como China, Rusia e Irán.

El estudio enseña que Estados Unidos perdió espacio en un área considerada históricamente como de su influencia.

Preocupa, sobretodo, el fortalecimiento de las relaciones iranís con Bolivia, Brasil y Venezuela.

También contribuyó para el enflaquecimiento norteamericano en Latinoamérica, la crisis política en Honduras y el acuerdo militar firmado con Colombia y que dará a los Estados Unidos el derecho en operar en siete bases en aquel país.

A pesar de la Corte Constitucional de Colombia haber decidido que el asunto deberá pasar por el Congreso, el presidente Juan Manuel Santos estudia formas de ampliar y profundizar la cooperación.

A finales, la decisión brasileña de proponer la creación de una entidad regional que excluye a Estados Unidos, Canadá, Portugal y España, también aceleró este proceso.

La futura Comunidad de los Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC), contará con la presencia de Cuba quien hizo caso de su reintegración a la Organización de los Estados Americanos (OEA).

Para el IISS, Estados Unidos tendrán que hacer fuerza para retomar los lazos diplomáticos con Latinoamérica desde los países más amigos como Colombia y Perú.

Además, el comercio y energía deberán orientar las nuevas discusiones en lugar de la lucha contra el narcotráfico y Cuba, por ejemplo.

Asimismo, Brasil recibió un alerta del Instituto Internacional de Estudios Estratégicos, para que evite impulsos imperialistas y rupturas con Estados Unidos.

El IISS también destaca la influencia crecente de Bolivia y México en cuanto a las mudanzas climáticas y la creación de la Unión de las Naciones Sudamericanas (UNASUR) y de la Alternativa Bolivariana para las Américas (Alba).

Análisis de la Noticia

En cuanto Barack Obama  fue elegido presidente de Estados Unidos, Latinoamérica creía que dejaría de ser el quintal norteamericano y que las relaciones irían a otro nivel.

Obama prestigió la Cumbre de las Américas en Trinidad y Tobago e incluso habló con Hugo Chávez quien le regaló el libro “Las venas abiertas de Latinoamérica”, del uruguayo Eduardo Galeano.

Y paró ahí.

La política norteamericana con relación a Cuba fue mantenida así como ese disparate que es la Bases Naval de Guantánamo.

El aumento de la presencia militar en la región fue alcanzado a través de  acuerdo firmado con Colombia el octubre de 2009

Estados Unidos adoptaron postura ambigua en relación a la crisis política en Honduras en cuanto apostaban por la caída de Manuel Zelaya.

Ante de la frustración, Latinoamérica buscó y encontró nuevos socios.

China, Rusia e Irán, aprovecharon la oportunidad y arribaron en la región con ofrecimientos comerciales, líneas de crédito, material militar y respaldo político.

El aumento de esa presencia preocupa Estados Unidos.

Y cada día, disminuye su fuerza entre los latinos.

Contribuye para esa situación, la crisis financiera enfrentada por el país y los atoleros representados por el Afganistán e Irak.

Hasta mismo Colombia del conservador Juan Manuel Santos, quiere diversificar las relaciones, buscar nuevos mercados y reducir la dependencia de Estados Unidos.

Resta saber hasta cuando los halcones permitirán un vuelo solo de  Latinoamérica sin sabotearen iniciativas como UNASUR, por ejemplo.

O si el propio radicalismo de izquierda de algunos no será suficiente para que la región no alcance un grado de integración que la haga verdaderamente fuerte política y económicamente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *