Agenda

CDS aprobó medidas de confianza en la región
10/05/2010
Perú ratifica el Tratado Constitutivo de Unasur
19/05/2010

Honduras lejos de la normalidad

Honduras lejos de la normalidad

El ex presidente de Honduras, Manuel Zelaya, ha discutido con el presidente ecuatoriano Rafael Correa, una forma de retomar sus derechos políticos y volver a Tegucigalpa sin riesgo de irse a la  cárcel.

 

Zelaya tiene una propuesta de reconciliación nacional que incluye amnistía a las victimas del golpe de junio de 2009  y procesos judiciales para todos los que apoyaron su derrocada.

 

La propuesta ya fue presentada a los presidentes de Venezuela, Hugo Chávez y de Argentina, Cristina Fernández.

 

El quisiera comparecer a la Cumbre Latinoamérica y Caribe – Unión Europea, que tuvo lugar en Madrid, los días 17 al 19 de mayo, pero fue desalentado.

 

Para el presidente de Venezuela, la ausencia de Porfírio Lobo en la reunión significa  una victoria para Unasur.

 

Diez entre los doce presidentes del bloque consideran la elección de Lobo resultado de un golpe de Estado.

 

Manuel Zelaya insiste que Unasur apoye su propuesta y trabaje para que pueda dejar el exilio en la Republica Dominicana.

 

Análisis de la Noticia

 

Marcelo Rech

 

Honduras está entre los países más pobres del planeta.

 

No tiene importancia geopolítica alguna incluso para aquellos que condenarán el golpe de Estado del año pasado.

 

Supervive en el noticiero por que muchos de los actuales líderes políticos latinoamericanos  tienen miedo  terminar como Zelaya.

 

La nueva ofensiva del ex presidente para volver a Honduras encubre sus planos de volver al poder.

 

Abrigado en la embajada brasileña en Tegucigalpa, Zelaya no dejó de moverse y coordinar la resistencia.

 

Su regreso puede representar una nueva crisis.

 

Es importante señalar que los organismos internacionales tuvieron poco o ningún papel en la resolución del atasco hondureño.

 

La Organización de los Estados Americanos (OEA) fue incompetente para restablecer el dialogo y la normalidad en el país.

 

Las Naciones Unidas no fueron más allá del protocolo y de la formalidad.

 

Los Estados Unidos mantuvieron su tradicional juego-duplo: condenaron el golpe, pero querían Zelaya fuera.

 

Su acercamiento a Hugo Chávez sello su destino.

 

Mientras tanto, el presidente Porfírio Lobo intenta abrir un espacio para que su país vuelva a la normalidad institucional, política y especialmente, económica.

 

Honduras está sin recibir recursos externos desde el golpe del año pasado.

 

Financiaciones han sido congeladas y el dinero proveniente de la cooperación internacional, ya no llega a las cuentas del Tesoro.

 

Lobo tiene miedo por la asfixia que sufre el país.

 

La OEA desea ver el país otra vez entre sus integrantes a partir del mes de junio cuando realiza en Lima, sua 40ª Asamblea General.

 

No será tarea fácil, especialmente por las denuncias de violaciones a los derechos humanos y los asesinatos a periodistas en el país.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *