Agenda

Integración
23/02/2015
Geopolítica
26/02/2015

Geopolítica

La crisis ucraniana y sus errores

Marcelo Rech

Hace poco más de un año el entonces presidente de Ucrania, Viktor Yanukovich cayó luego de intensas protestas en Kiev. Considerado aliado de Rusia, él tendría sido víctima de un golpe según las cerca de 35 mil personas que ocuparon las calles de Moscú el sábado, 21, culpando los Estados Unidos y Europa de provocaren la queda del líder ucraniano.

La crisis con la cual las principales potencias no saben lidiar tiene inicio el 2010 cuando Yanukovich es electo presidente en un proceso considerado transparente y justo por los observadores internacionales.

El 2013, él decide abandonar las negociaciones en torno de un acuerdo con la Unión Europea y fortalecer las relaciones con Rusia. En ese momento, las protestas ganan las calles del país con una clara interferencia externa.

En diciembre de aquel año, el presidente ruso Vladimir Putin decide ofrecer un programa de apoyo financiero a Ucrania, acepta comprar la deuda del país y reducir el precio del gas exportado en un tercio.

El 22 de febrero de 2014, el presidente de Ucrania desaparece. Un día antes, él había firmado un acuerdo con la oposición para poner fin a la crisis político-económica en el país.

También en febrero el Parlamento aprueba la prohibición del idioma ruso en Ucrania y los protestos pro-Rusia crecen todavía más. El 16 de marzo, la anexión de Crimea por la Rusia es aprobada por el 97% de los votos en un referendo cuestionado en el Occidente.

Desde ese entonces, la crisis viene oscilando, pero parece distante de su fin.

El caso de Crimea es emblemático ya que el Occidente que reconoció el derecho del Kosovo en su independización, ahora critica la decisión de aquellos que no se reconocen ucranianos y que viven en una región donde el idioma y la cultura son rusos.

Guardadas las respectivas proporciones, Europa erra al intentar imponer un mapa que no dice respecto a la realidad, tal y cual lo hicieron en África, retallada y dividida sin que las características de cada pueblo, aldea o villa, hayan sido consideradas. Están ahí las guerras civiles y las matanzas que no nos desmienten.

El Occidente erra también al alimentar el conflicto con armas letales. Y en ese caso, un óptimo ejemplo está en Libia dónde hasta los terroristas de Al Qaeda recibieron armas y dinero para derribar Muammar Kaddafi. La hipocresía de la conveniencia en acción.

Al abastecer el conflicto con esas armas, las grandes potencias obligan a que Rusia participe directamente en un confronto armado en el sudeste de Ucrania. Y la participación de Rusia, potencia nuclear, en el conflicto no parece ser algo racional. En juego está la seguridad europea y mundial.

Esa crítica encuentra eco en la misma Europa aturdida. Países como Alemania, Austria, Eslovaquia, Italia y Francia – esta miembro permanente del Consejo de Seguridad de la ONU – se oponen a la entrega de armas letales a Kiev, lo que confirma la existencia de contradicciones agudas en países de la UE y de la OTAN.

Son los medios de comunicación occidentales los mayores críticos de las acciones de sus líderes, consideradores flacos y vacilantes. De la misma forma, los medios europeos ya se cuestionan acerca de los medios ucranianos que, bajo fuerte censura, ponen en duda la credibilidad de las informaciones enviadas al mundo sobre la realidad de los hechos.

Es un conjunto de factores que fortalece al presidente ruso Vladimir Putin. Los errores de evaluación en Europa y los Estados Unidos permiten que el líder ruso se torne cada vez más necesario para la resolución del conflicto.

¿Y Brasil con eso? Nada.

Aunque el país cuente con una población de 500 mil descendentes de ucranianos, el Brasil pasa por completo al margen de la crisis. La prioridad está en los negocios una vez que el país está quebrado y en ese caso, Rusia responde por la compra de una cantidad cada vez más grande de carne y entra de vez en el sector Defensa como importante suministrador para el Ejército. Así de simple.

Marcelo Rech es periodista, especialista en Relaciones Internacionales, Estrategias y Políticas de Defensa, Terrorismo y Contrainsurgencia, Derechos Humanos en los Conflictos Armados, y director del Instituto InfoRel de Relaciones Internacionales y Defensa. E-mail: inforel@inforel.org.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *