Agenda

ALADI
03/02/2017
La crisis siria y la nueva agenda internacional
02/11/2017

Geopolítica

La “Guerra Mundial” en Siria y el papel de Brasil

Marcelo Rech

El 15 de marzo de 2011, el gobierno sirio de Bashar al Assad reprimió fuertemente las primeras protestas contra el régimen cuando la llamada Primavera Árabe explotaba en la región. Tras seis años, la guerra civil en Siria parece no tener fin.

En gran medida, gracias a los intereses de potencias regionales y globales que hacen de Siria un teatro para asegurarse sus objetivos en la escena internacional. Lo que sería un conflicto interno acabó contaminado por injerencias las más diversas. Desde el principio, gobierno y rebeldes reciben apoyo, recursos, armas y mercenarios dispuestos a luchar.

Estamos ante una catástrofe, una verdadera guerra mundial circunscrita a un territorio de poco más de 184 mil km² y de donde ya huyeron cerca de cinco millones de personas. Otras 500 mil no tuvieron la misma suerte y aumentan las estadísticas de muertos en crecimiento exponencial.

Además de la intervención extranjera em Siria, la guerra también gana oxígeno gracias al fracaso de los principales mecanismos de concertación política internacionales como la Organización de las Naciones Unidas (ONU), incapaz de poner un freno en la matanza.

Ante ese contexto, actores como Brasil, con una población de más de diez millones de árabes, muchos de origen siria y libanesa, como es propio presidente de la República, debería actuar con mucho más protagonismo, saliendo de la mera emisión casi protocolar de notas sobre los efectos perversos de la guerra.

Claro está que la situación interna, las incertidumbres y la inestabilidad política comprometen esfuerzos contundentes, pero Brasil todavía es bien visto en el Medio Oriente. Su posición firme en relación al rechazo al uso de la fuerza por todas las partes en guerra y el apoyo a la determinación consolidada de los países de los BRICS para que haya una solución política y diplomática para la guerra, tiene el reconocimiento internacional.

Brasil, Rusia, India, China y África del Sur, rechazan los ataques de la coalición occidental que genera enormes pérdidas civiles y la destrucción de la infraestructura del país sin producir resultados tangibles en cuanto a una solución eficaz para la guerra.

Los bombardeos norteamericanos, criticados incluso por los republicanos, también denuncian el desinterés por una tregua duradera, capaz de producir diálogo y con él, un armisticio definitivo. En otras palabras, hay más gente saboteando la paz y alimentando la guerra que cualquier otra cosa.

Hay también un cansancio visible em cuanto a los actores tradicionales, mucho más preocupados en alcanzar sus objetivos geopolíticos dejando la población siria en un según plan distante de cualquier prioridad.

El rescate de la tradicional política externa brasileña, enfocada en valores humanistas, podría ejercer un papel extremamente positivo especialmente cuando ya nadie se entiende y muchos ni siquiera saben por qué están luchando.

Marcelo Rech es periodista y analista en el Instituto InfoRel de Relaciones Internacionales y Defensa. E-mail: inforel@inforel.org

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *