Agenda

Mercosur y Comunidad Andina pueden dar lugar a UNA
13/09/2010
Brasil ha demostrado significativos cambio
13/09/2010

Uruguay asume compromiso político con UNASUR

Uruguay asume compromiso político con UNASUR

El presidente de Uruguay, José Mujica, y el ministro de Relaciones Exteriores, Luis Almagro, afirmaron pasado miércoles al vice canciller de Ecuador, Kintto Lucas, que el Tratado Constitutivo de la Unión de Naciones Sudamericanas (UNASUR), será ratificado por el país a los primeros quince días de octubre.

Mujica dejó claro el compromiso y el deseo político de Uruguay que quiere ver UNASUR funcionando en su totalidad.

De los 12 países que componen el bloque, solo siete ratificaron el Tratado: Argentina, Bolivia, Chile, Ecuador, Guyana, Perú y Venezuela.

Ecuador quien preside la UASUR espera que Brasil y Paraguay lo hagan antes del final del año.

Lucas reafirmo el  deseo ecuatoriano de transferir la presidencia pro tempore de UNASUR  a Guyana con  por lo menos nueve ratificaciones, que es el número mínimo para que el bloque gane institucionalidad.

En la evaluación de Kintto Lucas, UNASUR ejerció papel fundamental en la reapertura del diálogo entre Colombia y Venezuela y en la solidaridad expresada con Haití.

Análisis de la Noticia

De acuerdo con el calendario de eventos de Itamaraty, Ecuador transfiere a Guyana la presidencia pro tempore de UNASUR a finales de este mes.

Lo hará sin que el mínimo de nueve países haya ratificado el Tratado Constitutivo.

Para muchos, UNASUR es una realidad y la ratificación cumple más bien una formalidad.

Del punto de vista práctico, entretanto, los países miembros no pueden asumir compromisos financieros con el mecanismo sin que haya alcanzado la ratificación por nueve de los doce países, inclusive para que haya previsión presupuestaria para su sustentación.

UNASUR ratificada gana status de organismo internacional, lo que implica en una infraestructura física, recursos humanos debidamente remunerados y un presupuesto que permita a su Secretario General, moverse en el espacio geográfico delimitado.

Es curioso que Brasil, país que propone la creación de UNASUR, haga parte del grupo de los que no concluyeron el proceso legislativo necesario para institucionalizar el bloque.

Hasta ahora, el Tratado fue aprobado solo por dos comisiones temáticas en la Cámara de Diputados. Precisa ser aprobado por el Pleno para poder seguir al Senado donde también pasa por dos comisiones.

El asunto no será tratado antes de concluido el proceso electoral.

Para empeorar, tendrá que convivir con el humor de un Congreso que puede ser ampliamente renovado, hecho suficiente para desestimular sus excelencias en cuanto al cumplimiento de sus labores.

Para que el Tratado sea ratificado antes del cambio de gobierno, el presidente Lula tendrá que valerse del prestigio político para sensibilizar a sus aliados.

Lo que no está claro hasta ahora es si el gobierno está dispuesto a hacerlo.

Si quisiera, podría haberlo hecho el año pasado.

Esa demora del Ejecutivo y la omisión de la diplomacia alimentan las dudas alrededor de la prioridad que le confiere Brasil a UNASUR.

No podemos nos olvidar que en el mismo ritmo, Brasil presenta la propuesta de creación de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC), oxigenada por el entusiasmo cubano.

Para Cuba, una especie de OEA solo que sin Estados Unidos.  ¡Maravilla!

Aún no está claro si UNASUR y CELAC no es la misma cosa.

La integración político-económica no se hace con siglas, pero con determinación y deseo político y en eso miramos muchas contradicciones en cuanto al asunto. Muchos son los mecanismos creados y olvidados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *