Brasília, 15 de setembro de 2019 - 10h12
La Geopolítica del caos

La Geopolítica del caos

11 de setembro de 2019 - 14:49:01
Compartilhar notícia:

Marcelo Rech

Los Estados Unidos volvieron a ser administrados por los neocons, los halcones que están acostumbrados a orientar las políticas globales de acuerdo con sus intereses y proyectos. Para tanto, guerras han sido paridas para atender objetivos concretos de poder. Conflictos son alimentados en todo el mundo por una red que incluí hasta mismo, agentes que no saben para quien trabajan.

Estamos mirando el desarrollo y la implementación de una estrategia que no respecta reglas, normas, procedimientos, costumbres. Hay una violación brutal en curso que busca apenas la satisfacción de los objetivos trazados por los que todavía se autoproclaman demócratas.

Para tanto, los principios fundamentales de una economía de mercado y libre comercio encuentran rápidamente las contradicciones en aquel que transforma las medidas restrictivas unilaterales contra Estados soberanos, en un de los instrumentos más relevantes de su política.

Inicialmente, los Estados Unidos tenían como blancos, los países que integraban el llamado “eje del mal”. Iraq, Irán y Corea del Norte gozaban de dicho “privilegio”. Luego, vinieron los nuevos miembros del club, China y Rusia. Hoy, los antiguos aliados de Washington se deparan con sanciones u la amenaza de su aplicación.

Para tanto, basta que no coincidan con la geopolítica del caos diseñada en la Casa Blanca y no en el Departamento de Estado. Países de la Unión Europea, por ejemplo, que insisten en mantener el Acuerdo Nuclear con Irán y que, por cuenta de ello, apoyan relaciones comerciales mutuamente ventajosas con Teherán, están bajo presión de los halcones.

Turquía y la India, con todas sus peculiaridades, vienen enfrentando fuertes presiones y actos intimidatorios sin precedentes, simplemente por optaren por otros proveedores de equipos militares que no los norteamericanos.  

El uso indiscriminado de las sanciones por el presidente Donald Trump indica la incapacidad de los Estados Unidos de conducir una batalla competitiva y legítima del comercio internacional. Hay una confusión entre política, intereses, poder militar y negocios, que genera fuertes inestabilidades.

Considerando la importancia para Washington de un desfecho favorable en cuanto a la crisis venezolana, no podemos descartar que las próximas víctimas de las sanciones tramadas en el Salón Oval, toquen a América Latina. De cierta forma, ya lo están.

Un ejemplo: países de América Central que no aceptaren la política de contención migratoria, pagarán un precio demasiado alto en la forma del bloqueo de recurso u mismo la suspensión de las ayudas económicas y militares.

Argentina y Brasil, a pesar de toda la proximidad y química entre sus presidentes y Donald Trump, no están inmunes. Las consecuencias podrán ser devastadoras y guardan relación directa con la escalada de la crisis en Venezuela y la derrocada del actual régimen, no importa si por medio de una intervención.

Marcelo Rech es periodista y editor de InfoRel. E-mail: inforel@inforel.org.