Brasília, 20 de março de 2019 - 09h23
Prioridades, desafíos y consideraciones sobre el nuevo Gobierno y su futura Política Exterior

Prioridades, desafíos y consideraciones sobre el nuevo Gobierno y su futura Política Exterior

11 de dezembro de 2018 - 10:19:41
por: Fernanda C. Prudy Costabile
Compartilhar notícia:

Se ha discutido mucho sobre cómo será la Política Externa del Gobierno que empezará el próximo enero de 2019. Itamaraty tiene una política de Estado y no de Gobierno, la cual ha sido respetada en las más diferentes épocas y regímenes políticos del país, lo que lleva a creer que, en el ámbito de las Relaciones Exteriores, no habrá cambios bruscos de rumbo.

Es posible que el nuevo Gobierno se alinee más con Estados Unidos en detrimento del Eje Sur-Sur; aunque deba ser pragmático, a fin de aprovechar las mejores oportunidades que cada país puede ofrecer, y no sólo alinearse a causa de ideologías que no suman a Brasil ganancias comerciales. Es importante resaltar que el comercio entre Brasil y Argentina contribuye positivamente para la Balanza Comercial Brasileña y la Industria Nacional es dependiente de este comercio para continuar generando empleos: Brasil es el mayor socio comercial de Argentina en el mundo; en 2017, ese comercio bilateral fue de US $ 27 billones, con un superávit brasileño de aproximadamente 8 billones de dólares.

China, actualmente, es el mayor socio comercial brasileño. En 2017, el comercio entre los dos países fue de US$ 74 billones, siendo Brasil superavitario en US$ 20 billones. Como miembros de BRICS, esta asociación es estimulada, así como el "soft power" brasileño, que originase, principalmente, del Multilateralismo que Brasil ha defendido.

Las empresas que aquí están ubicadas ya sufren con grande cantidad de impuestos, burocracia, incertidumbre jurídica y necesitan que el Gobierno les ayude, de alguna forma, para que el desempleo que está, en 2018, en aproximadamente el 12% en Brasil (contra el 5,5% del promedio mundial), caiga.

Es contraproducente garantizar derechos excesivos con leyes laborales severas e impuestos elevados para los que invierten en Brasil, si esas medidas, sin contrapartida, sólo aumentan los despidos, cierre de empresas y desaceleración económica. Los derechos son necesarios, deben proteger al trabajador, pero no pueden ser un obstáculo para el progreso nacional.

Para generar más oportunidades de trabajo, es necesario incentivar la industria, y exportar a otros mercados abre varias posibilidades para ello. Al indicar que pretende bajar la tarifa de importación, el futuro gobierno debe actuar con cautela, para no empeorar la situación de Brasil, que no está de las mejores, presentando recesión y cierre de actividades de diversas empresas, lo que matiza el problema del desempleo. El momento es crítico, pero las decisiones acertadas pueden mejorar la situación brasileña y colocar al país nuevamente en la estera del crecimiento.

El Estado de São Paulo utiliza exitosamente la paradiplomacia, que es, según Noé Prieto, la participación de gobierno subnacional en las relaciones internacionales, por medio del establecimiento de contactos, formales e informales, permanentes o provisionales (ad hoc), con entidades extranjeras públicas o privadas, con el objetivo de promover resultados socioeconómicos o políticos, así como cualquier otra dimensión externa de su propia competencia constitucional, buscando socios externos para proyectos de la ciudad. Es una nueva forma de utilizar las relaciones exteriores del país, siguiendo, por ejemplo, estados americanos que abren diversas oficinas comerciales en diferentes lugares del mundo, para captar inversiones.

Brasil, con el área que tiene, puede aún expandir considerablemente su agroindustria, respetando la naturaleza, pero considerando el carácter tridimensional del desarrollo sostenible, abarcando los caracteres económico, social y ambiental, y garantizando, por lo tanto, mutuamente, el crecimiento económico, la inclusión social y la protección del medio ambiente, aumentando de esta forma puestos de trabajo.

Se debe observar que medidas protectoras para la naturaleza deben ser consideradas, una vez que Brasil está en el grupo de los países denominados megadiversos, pues posee en su territorio gran diversidad biológica, principalmente por tener bosque ecuatorial. Un ejemplo de cómo se pueden obtener recursos protegiendo los bosques brasileños es la importante iniciativa brasileña llamada "Fondo de la Amazonía", que capta recursos para la protección de la selva nativa de la Amazonia, en la que hay al menos dos grandes socios en ese proyecto, Noruega (mayor financiadora) y Alemania.

El próximo Canciller brasileño tendrá el desafío de mantener la Política Exterior Brasileña como una política de Estado y no de gobierno. Es importante el trabajo, de forma conjunta, con el Jefe de Estado, para que los discursos presidenciales no afecten intereses económicos en el futuro, ya que, con un movimiento equivocado en el ajedrez de las Relaciones internacionales, es posible que se rompa todo el Parque Industrial Brasileño.

Fernanda C. Prudy Costabile é advogada empresarial, pós-graduada em Direito Tributário, cursando MBA de Relações Internacionais na FGV. E-mail: fe_costabile@hotmail.com.